?> VillaPehuenia.com: lotes Villa Pehuenia terrenos Villa Pehuenia
English Portugues
Inicio  Inicio
Contacto Clima Eventos
Galeria de imagenes
Como llegar Mapas Aduana Shopping

Alojamiento
Gastronomía
Pesca
Caza
Esqui
Turismo aventura
Navegacion
Siete Lagos



  La erupción del Llaima trajo una nube de ceniza y confusión a la región
El primer rugido del volcán Llaima, un monstruo de 3.125 metros de altura en el sur chileno, se escuchó luego de las seis de la tarde del lunes. Inmediatamente, el volcán lanzó material incandescente por sobre los 300 metros del cráter, cubriendo con lava unos 600 metros de la ladera del macizo y generando alarma en toda la población. La columna de gas y cenizas alcanzó los siete kilómetros y minutos después de la medianoche atravesaba la cordillera, para instalarse en el centro neuquino. Luego de ello, llegaron la confusión, el temor y la paranoia entre los vecinos.


El primer rugido del volcán Llaima, un monstruo de 3.125 metros de altura en el sur chileno, se escuchó luego de las seis de la tarde del lunes. Inmediatamente, el volcán lanzó material incandescente por sobre los 300 metros del cráter, cubriendo con lava unos 600 metros de la ladera del macizo y generando alarma en toda la población. La columna de gas y cenizas alcanzó los siete kilómetros y minutos después de la medianoche atravesaba la cordillera, para instalarse en el centro neuquino. Luego de ello, llegaron la confusión, el temor y la paranoia entre los vecinos. Es que nadie sabía con certeza qué pasaba y la información oficial sobre el tema era nula, inexistente. Pero no sólo en esa zona. En la capital neuquina, durante la madrugada, las versiones sobre la llegada de la nube provocaron una psicosis colectiva. Los mensajes de texto por celular en medio de la noche dando el alerta, los ingresos de personas desesperadas en las farmacias para comprar barbijos y agua, fueron algunas de las postales de la noche, que se sumaron a los teléfonos colapsados de Defensa Civil y las consultas en guardias hospitalarias (ver página 26). La nube, la ceniza En el centro neuquino, la ceniza, arrastrada por acción del viento, afectó especialmente a seis localidades: Villa Pehuenia, Cutral Co, Zapala, Mariano Moreno, Aluminé y Ramón Castro. En principio se temió por la posible contaminación del agua, pero un estudio realizado en el asentamiento zapalino de la UNC descartó esta hipótesis a la tarde. Con el correr de las horas, la dirección del viento fue cambiando, el desecho volcánico fue desapareciendo y después del mediodía el cielo se despejó casi en su totalidad. La contingencia obligó a la puesta en marcha en Zapala de un plan de emergencia que contó con la participación de Defensa Civil, hospital y fuerzas de seguridad. En algunas localidades hubo casos de personas con irritabilidad en la vista y las vías respiratorias. Pero sólo se trató de "casos leves" sobre todo en Pehuenia, informó el coordinador de Defensa Civil, Emilio Arias. En Zapala se repartieron cientos de barbijos, guantes y antiparras entre los empleados públicos que debían cumplir su tarea al aire libre. En Mariano Moreno el panorama era similar y desde el gobierno se había dispuesto el envío de 5.000 litros de agua para casos de emergencia. Por su parte, a unos 20 kilómetros de Cutral Co, en dirección a Zapala, en el paraje Cerro Bandera, durante la mañana temprano, la visibilidad en la Ruta 22 era nula. Desde temprano, las personas que se dirigían a cumplir sus obligaciones laborales, advirtieron la presencia de cenizas en los vehículos o veredas. La alarma verde activada en Zapala convocó al director provincial de Defensa Civil, Claudio Domínguez, quien coordinó desde allí todo el operativo. En Aluminé, el intendente Andrés Méndez dispuso a la mañana suspender preventivamente el bombeo de agua a la red hasta conocer los resultados de los análisis sobre la sustancia."Nos informaron que no existen riesgos de contaminación, por lo cual ya normalizamos el servicio en toda la localidad", aseguró Méndez ayer a la tarde. El intendente reveló que en Aluminé el fenómeno había pasado casi inadvertido por la ausencia de ceniza suspendida y agregó que en Villa Pehuenia, lugar que visitó por la tarde, el panorama era de "absoluta tranquilidad" por la rotación del viento. De todos modos, en esa localidad ayer se esperaba la llegada del gobernador Jorge Sapag para verificar la situación, ante la información de que Pehuenia es una de las poblaciones donde la ceniza cayó más notoriamente. Uno de los problemas a resolver era la situación de crianceros que estaban dando de pastar a sus animales en las inmediaciones. Técnicos del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) viajaron a Villa Pehuenia para analizar el agua de la zona. Hacia esa localidad se enviaron, mientras tanto, unos 3.500 litros de agua y otros 7.000 fueron distribuidos en otras ciudades. En Las Lajas, el jefe comunal Néstor Baiz informó que tampoco se registraron alteraciones y que el servicio de agua potable no se interrumpió. En Mariano Moreno, hubo preocupación en las primeras horas del día por la acumulación de material volcánico. Luego, el cielo se despejó y volvió la tranquilidad. De manera oficial, el gobierno no reconoció que la ceniza llegó a la capital neuquina. Pero esto contrastaba con el testimonio de vecinos de la capital y la vecina Cipolletti, en cuyas casas encontraron rastros. En el hospital cipoleño se dispuso alerta amarilla ante una supuesta toxicidad pero no hubo medidas especiales. Del Valle a Viedma El ministro de Justicia, Trabajo y Seguridad, Omar Pérez, sostuvo que la dirección del viento hizo que al promediar la tarde de ayer, la nube pasara por los alrededores de la capital en dirección a Viedma (Río Negro). Esta situación provocó que el Aeropuerto de Neuquén, Juan Domingo Perón, cerrara sus puertas por precaución. Otro tanto ocurrió en la capital rionegrina. Anoche, a las 21, el Servicio Meteorológico de Viedma no había difundido advertencia alguna sobre la presencia de ceniza volcánica en esa zona. (Agencias)

Fuente: Diario de Rio Negro
Fecha: 2007-01-02


   Informacion útil Libros Artículos Serv. Profesionales Serv. Varios